Enfermedades felinas

Saltar a: navegación, buscar

Es muy importante no descuidar la vacunación, la alimentación y el ejercicio de nuestros amigos, con el fin de evitar que enfermen y así procurar que tengan la máxima calidad de vida junto a nosotros.

LEUCEMIA FELINA

Enfermedad muy contagiosa entre gatos, que se transmite a través de la saliva, o por contacto con las secreciones. Exclusiva de los gatos, no se contagia a otras especies ni a las personas. Causa común de muerte en los gatos, especialmente en lugares donde existen muchos gatos callejeros. Puede provocar tumores, anemia, disminución de los glóbulos blancos y disminución de las defensas, de manera que el sistema inmunológico empieza a fallar dejando al gato sin la posibilidad de defenderse ante cualquier enfermedad. Los machos son más propensos a contraer esta enfermedad, de la que actualmente no hay cura. El período que va desde que el gato se contagia hasta que comienzan los síntomas más graves es largo (alrededor de 5 años). Síntomas: malestar general, pérdida de peso, fiebre, vómitos y diarrea.

SARNA DEL GATO

Enfermedad producida por ácaros, que producen lesiones similares a la sarna canina (sarcóptica). Síntomas: intenso picazón y caída del pelo. La otocariosis es un tipo de sarna que afecta sólo a orejas y oídos.

PANLEUCOPENIA VIRAL FELINA

Enfermedad vírica altamente contagiosa, que se caracteriza por un grave descenso de los glóbulos blancos y destrucción de la mucosa intestinal que provoca diarrea. Suele afectar más a cachorros y gatos enfermos, y se transmite por contacto directo de gatos o con sus secreciones. Síntomas: gran depresión, fiebre alta, pérdida del apetito, vómitos, diarrea, deshidratación y dolores abdominales.

RINOTRAQUEITIS FELINA

Enfermedad vírica grave de las vías aéreas superiores, especialmente en gatos jóvenes, siendo su principal vía de transmisión el contacto directo de gato a gato. Síntomas: fiebre, estornudos, tos, hipersalivación, falta de apetito, descarga ocular, secreción nasal, conjuntivitis, etc.

CALICIVIROSIS

Enfermedad respiratoria grave y muy extendida, de mortalidad elevada, que afecta a las vías profundas. Más benigna que la “Rinotraqueitis felina”. Los gatos que se recuperan siguen siendo portadores durante toda la vida. Síntomas: fiebre moderada, bronconeumonía, heridas en la boca, conjuntivitis, estornudos, etc.

PERITONITIS INFECCIOSA FELINA (F.I.P.)

Enfermedad muy grave y mortal, casi imposible de detectar y para cuando los síntomas empiezan a manifestarse resulta irreversible. Actualmente no existe tratamiento ni se sabe bien cómo se transmite. Afecta con más frecuencia a gatos jóvenes y viejos. Se han descrito 2 formas: húmeda y seca. Se contagia por contacto con otros gatos o utilización común de comederos o bandejas de arena. Síntomas: falta de apetito, pérdida de peso, apatía, fiebre intermitente, hinchazón del abdomen, inflamación de los órganos internos, y decaimiento. En la forma húmeda también ser forma líquido en la cavidad abdominal.

INMUNODEFICIENCIA FELINA

Denominado el SIDA del gato, produce una inmunodepresión por destrucción del sistema inmunológico del gato. Actualmente no existe vacuna contra esta enfermedad, pero muchos animales graves pueden vivir durante años sin sintomatología grave. No se contagio a los humanos. Las peleas del celo son una fuente importante de contagios, por lo que la esterilización ayuda a no propagar la enfermedad. Síntomas: diarrea, estomatitis crónica, infecciones cutáneas crónicas, y aparición de infecciones.

ENTERITIS INFECCIOSA FELINA

Enfermedad muy contagiosa y muchas veces fatal. La vacuna es la única manera eficaz de controlar la enfermedad. Síntomas: ataque súbito, síntomas gastrointestinales como vómito o diarrea.

PNEUMONITIS FELINA O CLAMIDIASIS FELINA

Enfermedad caracterizada por una conjuntivitis persistente y ocasionalmente por una ligera rinitis, que suele afectar con más frecuencia a gatitos pequeños. La forma de transmisión es mediante contacto directo o mediante secreciones conjuntivales o nasales. En gatos que han sufrido la enfermedad son probables las recaídas. Síntomas: conjuntivitis, descarga con gran molestia, úlceras de cornea, tos, estornudos, etc.

RABIA

Enfermedad que afecta al sistema nervioso central, que se transmite por mordeduras o heridas. No existe tratamiento para esta enfermedad, y puede ser transmitida al hombre. Se divide en 3 fases: prodrómico, excitación y paralítica.

  • Prodrómico: suele durar 1 día y se manifiesta con un cambio repentino de comportamiento. Aparecen inquietos o deprimidos, escondiéndose en lugares oscuros.
  • Excitación: suele durar 7 días. El gato aparece cada vez más nervioso e irritable y muerde todo lo que se encuentra a su paso (sillas, palos...).
  • Paralítica: se traduce en una parálisis generalizada, coma y muerte.

TOXOPLASMOSIS

Enfermedad producida por un protozoo, que no suele ser problemática, salvo en casos de tener el sistema inmunológico comprometido o cogerse mientras se está embarazada, pudiéndose entonces producir un aborto o malformaciones en el feto. Su transmisión se puede prevenir evitando comer carne sin cocerla bien, o evitando manipular las heces de gato que tenga contacto con animales infectados (es decir, no todos los gatos son sujetos de riesgo). Afortunadamente, la mayoría de mujeres embarazadas tienen anticuerpos contra este parásito y no corren ningún riesgo; para ello se recomienda que se hagan con anterioridad al embarazo una prueba de anticuerpos de toxoplasmosis. Síntomas: típicos de resfriado en el gato.

MICROSPOROSIS O TIÑA

Enfermedad provocada por un hongo. Síntomas: caída del pelo y fuerte escozor.

DERMATOFITOSIS

Los hongos son muy frecuentes en gatos recogidos de la calle o mantenidos con malas condiciones higiénicas. De fácil contagio a las personas, en las que producen pequeñas heridas en forma de quemadura de cigarro que se curan fácilmente. En los gatos también se curan muy bien, pero hay que dar un tratamiento durante al menos un mes para su total curación. Síntomas: manchas redondas depiladas y recubiertas de descamación.

ÁSCARIS Y TENIAS

Se trata de parásitos intestinales. Áscaris: se transmiten al gatito por la ingestión de alimentos crudos y a través del útero en la gestación y la leche de la madre. Síntomas: anemia, agotamiento general y diarreas hemorrágicas. Tenias: se transmiten por las pulgas, ingestión de alimentos crudos o de pequeños roedores. Síntomas: notable apetito y sin embargo presentan un aspecto delgadísimo.

COCCIDIOSIS

Protozoo que afecta sobre todo a los cachorros entre el 1º y 4º mes de vida, de fácil contagio entre los gatitos, siendo el medio de contagio los excrementos. Síntomas: diarrea, pérdida de peso e inapetencia.

Desde 2010...
publicar